Cuando el año pasado nos enteramos de que La sala de psico estaba ubicada a sólo dos calles de Cobaby, no nos lo podíamos creer. Enseguida nos pusimos manos a la obra, llamamos a Nuria, que es la psicomotricista maravillosa que ha tenido la feliz idea de crear este espacio y reservamos hueco para llevar a nuestros retoños. Ya era final de curso, pero les ha venido tan bien que este año repetimos.
“A chico, a chico” repiten como pollitos todos los martes…. Les encanta, salen de aquí como de excursión, se ponen nerviositos de emoción, por el camino van cantando y cuando llegan a psico ni se despiden de nosotras. Suben corriendo porque saben que llega la hora de la diversión. Y no es que normalmente no se diviertan, porque todo lo que hacen es divertido, pero es que el hecho de cambiar de espacio, el paseo, la autonomía de saberse en un nuevo lugar, los bloques gigantes, los columpios en el techo, las pelotas infinitas y sobre todo las actividades secretas que hacen con Nuria, les encantan!!!!
Todo parece juego y diversión, pero en realidad nuestros pequeños están aprendiendo un millón de cosas…. Salen del nido y se inician en actividades sociales extra, conocen otros espacios seguros y a otras personas de referencia, otras normas específicas de cada espacio…. Y por supuesto reafirman la conciencia de si mismos mediante las diferentes sensaciones corporales.
Al fin y al cabo, como siempre hacemos en Cobaby, les dotamos de otra herramienta para seguir creciendo de forma fluida y natural.
Os dejo unas fotos de este primer día rebosante de emoción.

 

 

 

Vuelta a Psico.
Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies